viernes, 11 de octubre de 2013

La gestión pública judicial


En estos últimos tiempos el Poder Judicial ha estado en la agenda pública. Mucho se ha discutido respecto de su organización y conformación, la probidad de los funcionarios públicos que lo conforman y su legitimidad. Este debate, que tuvo como eje a la justicia Nacional no resulta trasladable a nuestra Ciudad, fundamentalmente por la diferencia sustancial con su par nacional en la conformación y funciones del Consejo de la Magistratura. 


En la Ciudad de Buenos Aires, este organismo cuenta con igual representación de los tres estamentos que lo componen (abogados, jueces y representantes del Poder Legislativo). No obstante, hace a toda gestión republicana el control que se lleva delante de los organismos estatales y, como contracara, la rendición de cuenta de los funcionarios que las conducen.


En este sentido, una buena gestión debe rendir cuenta de la administración de los fondos públicos que tiene a su cargo. La correcta aplicación de recursos, sean estos humanos o económicos son un principio básico de una administración eficiente. Frecuentemente las estructuras públicas suelen perder de vista esta premisa y se observa una gran cantidad de recursos destinados a funciones de apoyo y que no son afectados directamente al servicio público que debe prestar. 

Desde esta gestión en el Consejo de la Magistratura, se ha implementado un proceso de trasferencia de capacitados recursos humanos que prestaban servicios en áreas administrativas del Consejo hacia áreas vinculadas con la función jurisdiccional, con el objeto de optimizar la prestación del servicio público de justicia de cara a los vecinos. 

En consonancia, se ha comenzado a analizar la estructura orgánica interna con el objetivo de hacer eficiente cada una de las áreas evitando superposiciones y delimitando misiones y funciones. Este proceso fue acompañado con un compromiso de funcionarios y empleados que son capacitados permanentemente, brindando particular atención y herramientas a aquellos que fueron transferidos hacia el área jurisdiccional.

Asimismo, en un sistema republicano la división de poderes genera, por momentos, tensión y conflictos que solo pueden resolverse con una profunda convicción democrática y vocación de diálogo. Ante estas situaciones se ha optado por la fluidez en la comunicación sin afectar la independencia judicial.

Como reafirmación de la autonomía y teniendo en miras brindar cada día un mejor servicio de justicia con idoneidad e independencia, se completaron los concursos para la designación de los jueces, fiscales, defensores y asesores tanto en primera como en segunda instancia, completando aquellos que se encontraban en curso desde el año 2006, y llevando adelante los restantes con el fin de integrar la totalidad de los cargos previstos en la ley. Este proceso fue realizado con la profunda convicción de implementar todas aquellas medidas al alcance en materia de transparencia. 

En cuanto al manejo de los fondos públicos, se trabajó sobre dos ejes fundamentales; planificación del gasto y eficiencia en los procesos. Con estas dos premisas se mejoró la asignación de recursos y se hizo más eficiente el gasto. De esta forma se cumplimenta la ejecución presupuestaria en tiempo y forma, dotando de herramientas eficaces que permiten aplicar recursos sin aumentar el gasto público y brindar un mejor servicio de justicia.

En esta misma línea, esta eficiente aplicación de recursos permite el mejoramiento de la infraestructura y equipamiento de los edificios pertenecientes a la justicia de la ciudad, generando los espacios necesarios para el mejor desenvolvimiento de los actores involucrados. Gradualmente se ha mejorado la infraestructura de los edificios existentes y se procura que las sedes del Poder Judicial sean propias de forma de que las inversiones que se realicen no solo sirvan para su uso sino que se incorporen al patrimonio público. Con esta convicción, al momento de escribir estas líneas, se encuentra próxima la inauguración de un edificio propio en la cercanía de la Plaza de Mayo.

Asimismo, la inversión realizada en tecnología e innovación permitió la puesta en marcha de la notificación electrónica para las comunicaciones en el Poder Judicial y dar inicio a la digitalización y el proceso de despapelización en los trámites administrativos. La consolidación de un canal en Youtube / Consejo de la magistratura de la CABA, que comenzó con la publicación de todas las entrevistas y exámenes orales de todos los concursos para cubrir cargos de magistrados e integrantes del Ministerio Público y Fiscal. Esta decisión es una muestra cabal de la adopción de políticas de transparencia en la gestión. 

En la misma línea hemos establecido una Unidad de Implementación de Justicia por Jurados. Hemos creado el observatorio de Género como un espacio de investigación, diagnóstico e incidencia que propicie iniciativas orientadas a promover la igualdad de género y el pleno respeto por la diversidad sexual. También estamos avanzando en la creación de un programa de responsabilidad social que será pionero en la justicia latinoamericana; su diagnóstico y sus propuestas nos darán pautas de gestión y un sistema de evaluación que nos permita llevar a cabo una administración socialmente responsable en sus facetas ambientales, laborales, contables y comunicacionales. Nuestro norte es la planificación estratégica en el sector público y en la gestión del servicio de justicia.

Los variados acuerdos con universidades nacionales y extranjeras nos permite tener una oferta variada y extensa en capacitación para todos los estamentos del poder judicial. Todas estas iniciativas trascienden el mejoramiento de la gestión judicial integral y la ampliación del acceso a la justicia hacia sectores cuya participación se encuentra limitada, permitiendo una ciudadanía más plena.

Para finalizar se merece destacar, en consonancia con esta línea de trabajo, el proceso iniciado para la conformación de los Tribunales de justicia vecinal, iniciativa que se encuentra en profundo proceso de debate con todos los actores para llegar al proyecto que cumpla con el objetivo de brindar una justicia más accesible y eficiente.

Todos estos logros hubiesen sido imposibles sin la comprensión y acompañamiento de todos y cada uno de los integrantes del Poder Judicial. Entendiendo que el servicio de justicia y el acceso a la misma son desafíos cotidianos a los que debemos someternos y sortear con el mayor éxito por el bien de todos los ciudadanos.

1 comentario:

  1. San Antonio de Arecooctubre 11, 2013 3:50 p. m.

    Buena comunicación sobre las actividades y la transparencia del Consejo de la Magistratura...

    ResponderEliminar